LOS ESPERO EL PRÓXIMO AÑO. 

Este año aprendí muchas cosas, la verdas no se que escribir, lo único que sé es que se siente raro este último día del 2017; He cambiado – ya lo he dicho muchas veces – no se si para bien o para mal, pero lo he hecho. 

Voy a extrañar varias cosas y personas, no lo negaré, pero de igual forma agradezco al cielo por continuar con otros. 

Se podría decir que tengo miedo, muchas cosas van a cambiar y no se que me deparará el 2018.                        No sé  si seré fuerte como lo he sido en el 2017 o me derrumbare, no sé  si consiga lograr todos mis sueños o si seré “feliz”. 

Siento que por mas que sea optimista el miedo siempre se va a encontrar ahí, pero prometo vencerlo. 

Quiero aprender a quererme más,  a ser optimista ante los obstáculos que se me presente, aprender a sobrellevar muchas cosas y a controlar mis emociones. 

Les confieso que al escribir esto me tiembla la mano, y no sé porqué.  

Solo me queda desearles un feliz año a ustedes, mis lectores, que sea un año próspero donde haya amor y desamor, cautivaciones, alegrías, luchas y causas, he inspiraciones para seguir escribiendoles. 

Anuncios

POR SI ALCANZAS A LEERME. 

Aprendí mucho de ti, y no es muy satisfactorio para mi que este año termine así contigo cuando hace un año te deseaba lo mejor del mundo, no te confundas aún te lo deseo, pero no creo que sea con el mismo amor con que lo hice hace un año. 

Tengo presente que no vas a estar para mi este año que pronto comienza, ya todo esta muerto y el tiempo de las cenizas paso, y sé que es lo mejor. 

No tengo ni la menor idea de porque te escribo, pero aún así lo hago. Puede que esté sea el último de mis escritos por ti, no estoy segura. Sin embargo, por si algún día me lees, te deseo un buen año lleno de muchas bendiciones y que así como yo aprendí este año, tu lo hagas. 

Me despido de ti, con un escrito de muchos de los que este año hice para ti, con un montón de recuerdos por guardar, con una cadena llena de atrapasueños por conservar, y con una sonrisa, que aunque un poco nostálgica, esta cargada de sentimientos inconfundibles y de preguntas sin respuesta alguna. 

SIMÓN. 

Recuerdo que llegue un día y lo vi, tenia  los ojos más lindos que jamás había visto y unas pecas muy inusuales; entonces supe que era  especial. 

Los días pasaron y se convirtió en eso que queria proteger de los demás, lo que amaba ver dormir, acariciar y ver jugar. 

Me alegro los días cada mañana al saludalo. 

Fue mi refugio cuando llegaba triste. 

Añoraba el día en tenerlo a mi lado y despertar sabiendo que iba a estar ahí.  

Entonces, llego el día en que me tuve que ir. Lo había pensado los ultimo meses y sabía que me dolería, sin embargo, no pensé que sería tanto. 

Hoy, le pregunto a todos como está, si sigue jugando, si sigue alegrando el día de las demás personas con sus ojos, si aún me recuerda.

Créanme que nunca me voy a cansar de pensarlo o ver sus fotos, de preguntar por él. 

Cada vez que puedo voy a verle, y es grandioso que aún las cosas sigan siendo igual, aunque no lo vea a diario. 

A veces, me entristece no tenerlo al lado, pero me reconforta saber que esta en un lugar donde todos lo quieren y lo cuidan. 

No sé con certeza si piensa en mí, y es inexplicable explicar que me pasa, cuando corre para saludarme. 

Espero y siga siendo así por mucho tiempo.  

La verdad no se que pasaría si se va de mi vida, y tampoco quiero pensarlo. 



ESENCIA. 

La esencia es aquello que nos hace ser quienes somos, nuestra naturaleza, lo que más nos identifica y por consiguiente lo que más queremos de nosotros (o lo unico en algunos casos). 

A mi no me pasa así, siento que entre mas muestre mi esencia, del mismo modo fastidio a los demás. Leia una frase que decia: “No cambies tu esencia por tratar de ser aceptado”; pero vamos no siempre es por ser aceptado por las demas personas, es algo ya personal que por mas que te guste tu esencia no puedes y no sabes como aceptarte. 

Se que no estoy siendo muy especifico al decir esto, y puede que muchos de ustedes se estén haciendo preguntas con este escrito tan peculiar. 

Pero tomenlo como un pensamiento mas, de esos que pasan por tu mente de repente y de los cuales al final no obtienes ninguna respuesta.  Yo lo tomare asi. 

¿DE VERDAD?

Verdaderamente aún no logro entender como una persona que en algún momento de tu vida te llego a importar tanto, hoy se haya convertido como una “piedra en el zapato”. 

De verdad, ¿Por qué tienen que ser así? ¿Qué ganan?; pienso que es muy deprimente tratar de entender que una persona que fue – o que sigue siendo, para unos- importante en tú vivir, hable mal de ti ó haga cosas sin sentido y con ningún motivo aparente. De verdad, se ve mal. 

Algunos pueden decir: “No le prestes atención” ó “que no te afecte lo que diga”, pero es que a mi no me interesa lo que haya dicho ó hecho, realmente no es algo que me afecte cuando se que las demás personas importantes para mi saben que no es así, pero el punto esta en quien las dice ó en quien ejecuta esas acciones, es ahí donde duele por que diste lo mejor de ti a esa persona -sin importar el tipo de relación que hayan tenido- y esta derrocho tu cariño en orgullo, manipulaciones, falsas promesas, engaño, mentiras y egocéntrismo. 

FLOR. 

Y así como las flores  de los campos cambian conforme a las estaciones así mismo fue mi cambio. Me desplome, perdí todo lo que tenia de mi, a medida que fue pasando el tiempo fui aceptando algunas cosas y en otras me fui recipnando, entonces pequeños capullos comenzaron a rebozar. Para la estación siguiente comencé a aceptarme tal cual como era, deje de hacer las cosas por los demás y fui aprendiendo a aceptarme, pensé en mi, entonces los pequeños capullos que antes habían salido fueron aumentando su tamaño. Llegó la primavera y para entonces ya me había perdonado cada error, cada palabra dicha, había aprendido a conocerme y aceptarme, fue para entonces que me sentí reconstruida cada pétalo estaba completo y surgían en mi interior nuevos. 

(ANONIMO). 

Me gustó mucho su relato, la forma en que se expreso de si misma. Ojala todos pudiéramos reconstruirnos como esa flor, ojala todos tuviéramos la valentía de aceptarnos y el amor para perdonarnos. Dichosos aquellos que pueden hacerlo, ¿No creen? 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑